Luenzo: “La publicidad debe ser repartida de manera federal”

luenzo_com_industria_y_comercio-2

En el marco del debate que el Senado de la Nación se presta a dar con motivo del tratamiento del proyecto de Ley sobre financiamiento de los partidos políticos, el Senador Alfredo Luenzo explicó las razones por las cuales solicitó introducir modificaciones que regulen la publicidad en las plataformas digitales y en las redes sociales para tener una “ley propia del siglo XXI”.

 

La propuesta de Luenzo incluye un registro de las cuentas de redes sociales, sitios de Internet y canales digitales de comunicación de parte de los candidatos, agrupaciones políticas y autoridades partidarias; establece que la contratación de publicidad electoral en internet y redes sociales u otras plataformas digitales, solo podrá realizarse a través de las cuentas de los responsables económico – financieros de las listas de candidatos y de los partidos políticos. La Cámara Nacional Electoral reglamentará la normativa para la rendición de gastos; se deberán rendir los gastos de campaña acompañando el material utilizado.

 

Se promueve la instrumentación de campañas de concientización y formación cívica en entornos digitales dentro de los 30 días antes de cada comicio para concientizar a la ciudadanía sobre un uso responsable y crítico de la información electoral disponible en Internet. A su vez el proyecto indica del total de la inversión en publicidad en plataformas digitales y redes sociales, al menos un 35% deberá destinarse a sitios periodísticos digitales de producción nacional y al menos otro 25% a sitios periodísticos digitales de producción provincial.  

 

Luenzo explicó que “la importancia de distribuir la inversión publicitaria digital radica en la necesidad de regular de manera federal,  a su vez de preservar las fuentes de trabajo de cientos de periodistas y productores que ven peligrar su futuro laboral. También debe entenderse como un aporte al desarrollo cultural del país”.  “Sin reacción de la política oficial, el deterioro de los mecanismos democráticos y sus formatos representativos es inevitable y podría ser incluso irreversible”.