Ya fallecieron 5 personas por hantavirus

1545654817521

El Ministerio de Salud de la provincia informó que con la muerte de una mujer oriunda de Epuyén, ya suman 5 las personas fallecidas como consecuencia de haber contraído hantavirus en la zona de la cordillera.

La última víctima tenía 30 Años, falleció el 23 de diciembre a las 20 hs y permanecía ingresada en la Unidad de Terapia Intensiva del Hospital Zonal de Esquel, desde el día 22 de diciembre con un cuadro confirmado de hantavirus.

Desde que se inició la contingencia epidemiológica el 3 de diciembre, hasta la fecha se confirmaron 12 casos de hantavirus y se descartaron 6 sospechosos. Actualmente permanecen en terapia intensiva 2 pacientes y en sala otras 3, habiéndose registrado 5 defunciones.

 

Características

El Hantavirus se transmite por el contacto con la orina, saliva y excretas de roedores infectados con dicho virus. También puede transmitirse de persona a persona por contacto estrecho con enfermos en el período inicial del cuadro febril (primeras 48 a 72 hs)

Los síntomas de hantavirus son fiebre, dolores musculares, escalofríos, dolores de cabeza, náuseas, vómitos, dolor abdominal, diarrea y en etapas avanzadas dificultad respiratoria.

 Si tiene fiebre y sospecha que estuvo alguna exposición ambiental relacionada a roedores, o estuvo en contacto cercano con un caso de hantavirus, consulte precozmente a su médico.

 Guardar reposo. No asistir a lugares Públicos.

 Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón

 Evitar el contacto estrecho con sus convivientes.

 Ventilar los ambientes dentro de su domicilio.

 Realizar la limpieza de su vivienda con solución de lavandina (un pocillo en un balde de agua)

 Mantener los alrededores de la vivienda y galpones ordenados y limpios. Usar lavandina para desinfectar y ventilar previamente; no menos de una hora los ambientes que permanecieron cerrados por tiempo prolongado; y realizar tareas rurales con ropa, calzado adecuado y protección respiratoria con barbijo o pañuelo.

 En caso de acampar, elegir un lugar libre de malezas y no dormir en contacto directo con la hierba; respetar las indicaciones de los guardaparques y guardafaunas, la cartelería y el personal de salud; recorrer senderos habilitados, con ropa y calzado adecuado, evitando lugares con malezas.