Aborto: ”el proyecto se limita a terminar con la amenaza de cárcel para la mujer”

luenzo_com_industria_y_comercio-2

El senador nacional Alfredo Luenzo se reunió con Alejandro Cahn, Director Ejecutivo de la Fundación Huésped, con quien profundizó sobre algunas inexactitudes respecto del proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo que obtuvo media sanción en la Cámara de Diputados luego de un largo proceso democrático y participativo.

En ese sentido, Luenzo manifestó que “es falso que el proyecto habilite sin límites la interrupción voluntaria del embarazo después de la semana 14, ya que en estos casos solo se podrá interrumpir en casos de riesgo para la vida o la salud de la mujer, en casos de violación, tal como ya lo establece el Código Penal, y en caso de diagnóstico de inviabilidad fetal extrauterina”.

También es “falso que el proyecto habilite el aborto en caso de malformaciones. No hay nada en el texto ni en el espíritu del proyecto que lo mencione mucho menos que lo permita. Inviabilidad fetal extrauterina refiere a un diagnóstico prenatal que indica que el feto no tendrá posibilidad de sobrevida luego del parto”, remarcó Luenzo.

En cuanto a la obligación absoluta para los profesionales de la salud de realizar abortos, “es incorrecto, ya que el proyecto incluye la objeción de conciencia por razones morales o religiosas. La misma es un derecho personal, no institucional, por lo cual no es verdad que las instituciones puedan declararse objetoras de conciencia”, continuó el senador.

Luenzo expresó que es importante aclarar que la despenalización del aborto se limita a quitar del Código Penal la amenaza de cárcel contra la mujer que se practica un aborto, pero “esta decisión debe ser acompañada de una política de salud que garantice este derecho, de lo contrario, seguirán sin acceder a la práctica de forma legal y seguirán acudiendo al sistema clandestino, de la misma manera que si se mantiene la penalización a los médicos, ningún establecimiento ni profesional arriesgarán su libertad para garantizar el aborto a la mujer”.

“Como dijo el ministro de Salud de Rosario, un aborto le cuesta al Estado 2.500 pesos y ninguna muerte. Un aborto clandestino, 4.500 por día de internación en terapia intensiva y, en muchos casos las mujeres mueren como consecuencia de la mala práctica. Si nos referimos al presupuesto, es evidente que la clandestinidad es más cara. Vuelvo a aclarar que no estoy a favor del aborto, estoy a favor de la despenalización y, sobre todo, de evitar más muertes”, concluyó Luenzo.