Presos por estafa: el cabecilla y un policía implicado, con preventiva

estafas

Les imputan 9 casos de estafas en la compra-venta de autos. Habría cheques robados a vecinos de la ciudad. Otros tres involucrados quedaron con prisión domiciliaria.

Anoche se realizó la audiencia de control de detención para discutir la situación procesal de los integrantes de una presunta banda de estafadores que cometía delitos en la compra y venta de automóviles y que operaba desde Trelew y Puerto Madryn.

La Fiscalía afirma que es una investigación de 4 meses originada por una presunta maniobra fraudulenta realizada en la terminal de ómnibus de Trelew, donde la Brigada de Investigaciones descubrió a uno de los implicados con documentación apócrifa.

Tras la investigación policial, ayer se realizaron varios allanamientos donde secuestraron cheques robados, falsificados y adulterados. Hubo 5 intervenciones de teléfonos donde según la funcionaria de fiscalía, Veronica Van Vliet, en sus conversaciones, los imputados diagramaban las estafas e incluso coordinaban cómo elaborar los cheques, dónde esconderlos y cómo manejarse con sus víctimas. Les imputan 9 casos de estafa, donde habría cheques robados a vecinos muy conocidos en Trelew.

Uno de los implicados es el agente Carlos Álvarez, alias “El cordobés”, a quien acusan de hacer de soporte a uno de los integrantes de la organización, Carlos Escobar, alias “El patrón de la estafa”, quien se encontraba detenido en la Comisaría Segunda de Trelew. En ese lugar, Álvarez, realizaba tarea de cuidados a presos y bajo ese rol, acusan los fiscales que hacía de nexo con la organización. La funcionaria Van Vliet describió que le llevaba recortes de clasificados de autos en venta, y le proveía de celulares. Anoche se conoció que la Brigada de Investigaciones allanó el calabozo de Escobar, donde encontraron dos celulares y una libreta con nombres, datos de automóviles y números telefónicos.

La banda presuntamente la integra una mujer de República Dominicana, Antonia Sosa Rojas. A su vez, involucran a Walter Rocha, como uno de quienes operaba en la organización. Aparece también María Elena Escobar como miembro. Un acusado, Linares, se encuentra en Bahía Blanca y tramitaban su traslado.

El defensor Sergio Rey patrocina a quienes la Fiscalía señaló como los cabecillas de la banda. A su vez, Fabián Gabalachis destacó que se trata de un caso complejo. Se negó a que se mantenga la prisión de sus defendidos por el lapso de 10 meses y pidió que la situación de sus clientes sea revisada en 15 días para allí discutir nuevamente sobre la mantención o no de la prisión.

Las dudas de la acusación

El caso es complejo respecto al rol que cumplía cada uno de ellos en los diferentes hechos. El relato de la Fiscalía ameritó pedir varias veces que se aclare sobre nombres y casos. Gabalachis dijo que el relato de los fiscales presente inconsistencias, ya que hablan de una organización de pocas personas donde ellos suponen que hay cuatro cabecillas. Dio a entender que no aclara nada en cuanto a la probable autoría que arguyen los acusadores. “De la lectura que hace el MPF, sin tener el exhaustivo respaldo probatorio, surgen a mi criterio, algunas faltas de fundamentaciones e incoherencias jurídicas”, dijo tras el confuso relato de los fiscales. Hablan de una “asociación ilícita con cuatro jefes, lo cual no es común”. Agregó que “hay afirmaciones en las que señalan en 9 hechos a mi defendido cuando solamente en 3 lo indican y esos casos solo lo sindican por un parecido físico”.

En efecto, al cierre de esta edición, el juez Fabio Monti ordenó prisión preventiva por dos meses a Escobar y al policía Alvarez y domiciliaria para María Elena Escobar, Walter Rocha y la dominicana Sosa Rojas.

 

Fuente: Diario Jornada