El comodorense Tomás Conechny fue elegido como una de las mayores promesas

Tomás Conechny

Tomás es un pibe más de Chubut que reparte su tiempo entre la escuela, el handball y el fútbol. Y si bien se destaca en los dos deportes, le gusta más el que juega con sus amigos en el club Nueva Generación. Veloz, con buen salto y potencia en las manos, es el mejor de su categoría en el handball. El fútbol también le gusta, pero las exigencias desde que pasó a jugar a la Comisión de Actividades Infantiles, el club más importante de la ciudad, son mayores. Y no puede hacer todo.

El viento sopla suave en Ezeiza. La charla en pleno 2015 entre Tomás, que tiene 17 años, y canchallena, es una nota más de las tantas que tuvo que dar el juvenil Conechny desde que fue seleccionado entre los 50 mejores talentos del mundo por el diario inglés The Guardian. El pibe de Comodoro, la perla de la selección Sub 17 de Lemme que buscará ganar el Mundial que comienza el fin de semana en Chile, ya no vive más en Chubut. Ahora sus días los pasa entre las prácticas en San Lorenzo y el predio de la AFA. Delantero, goleador, con buen cabezazo pero de un metro setenta de estatura, todos lo comparan con Sergio Agüero. Y él también elige al Kun como modelo a seguir .

Desde que priorizó el fútbol y dejó el handball, la vida de Tomás transcurrió de a saltos. De la CAI fue convocado a la selección Sub 15, con la que fue campeón en un torneo en México y ganó prestigio. Allí lo vio un caza talentos de Liverpool, de Inglaterra, que le ofreció viajar junto a su familia para que conocieran las instalaciones del club y se entrenara con los juveniles británicos. Y si bien pudo hacer el viaje, se tuvo que volver ya que no contaba con la doble ciudadanía. Más tarde apareció en su vida Marcelo Tinelli, quien el año pasado convenció a su papá para que se mudaran a Buenos Aires y jugara en la séptima de San Lorenzo, con la que logró el segundo puesto. Ahora integra el plantel de la reserva, que dirige el Pampa Biaggio, y es el goleador del seleccionado juvenil.

«Mi primer semana en Buenos Aires fue todo muy raro», dice Conechny, que lanza frases cortas y es algo tímido para hablar de algunos temas. «Me costó acostumbrarme a las distancias. Yo antes salía para el club y en 15 minutos llegaba, ahora tengo que salir una hora antes», agrega. Cuando llegó de Chubut a la séptima de San Lorenzo, los juveniles del plantel ya se conocían hacía años y al principio lo estudiaron. «En los primeros entrenamientos costó porque me miraban con distintos ojos, porque sabían todos mi historia. Pero después por suerte nos hicimos amigos todos, y mi familia también me ayudó mucho en la adaptación», dice y suelta la primera sonrisa de la charla. Tomás es el hijo del medio de los cuatro que tuvieron José y Andrea, nombres de sus padres que lleva tatuados en sus brazos. La hija más grande, Camila, de 20, se mudó a Buenos Aires con Tomás el año pasado, mientras que Renzo, de 14, que juega en la novena de San Lorenzo, y Marina, de 10, se vinieron este año.

El otro tema con el que se afloja es con la PlayStation. Tantos días de concentración con la selección hicieron de Tomás un fanático de los videojuegos. «Soy el mejor del plantel con la play», dice entre risas. Los que lo conocen lo describen como un pibe tranquilo, al que no le gusta perder a nada. Ni a la play. Grita los goles, se lamenta si le hacen uno y se enoja si pierde. En uno de esos tantos partidos que jugó con sus compañeros, terminó siendo noticia por un accidente que pudo haber sido mucho más grave de lo que fue. «Fue en abril de este año. Estábamos en el Sudamericano, justo antes del almuerzo fuimos a jugar como siempre con los chicos. Yo estaba apoyado en un ventanal, y cuando me hicieron un gol me fui para atrás, como que me lamenté, y el vidrio se vino abajo y caí un piso».

Tomás lo cuenta con algo de vergüenza, aunque aclara que no fue su culpa, sino que el vidrio estaba flojo. Por ese golpe se perdió el último partido del Sudamericano, aunque sólo tuvo lesiones leves. Dos meses después de aquella lesión llegó un premio: fue sparring de la selección mayor en la Copa América, en Chile. Pudo entrenarse con sus ídolos y verlos de cerca. Y hace una semana lo sorprendieron los mensajes de su familia y amigos, que lo felicitaban por ser uno de los dos argentinos que integran la lista de los 50 mejores talentos del mundo publicada por The Guardian. El otro argentino, Franco López, de River, estuvo en la preselección para el Mundial pero fue desafectado por el DT. «Es un orgullo enorme estar entre los 50 mejores de tu categoría, es una locura. Ni te lo imaginás. Me mandaron mensajes todo el mundo, no lo podían creer. Yo tampoco. Es una locura», repite Tomás, con la humildad de un pibe que todavía no se intoxicó con el humo de la fama.

 

Fuente: ADNsur