Venden por Facebook “lotes” de los asentamientos de Madryn

vendo_terreno_puerto_madryn_chubut_2090108429314585244

Luego de los desalojos del mes de junio, en los que fueron destruidas varias viviendas precarias, algunas construcciones continuaron avanzando y, según comentan los residentes, cada día más gente arriba con la intención de ocupar terrenos y edificar.

A simple vista, la situación de las aproximadamente mil familias que conviven en los asentamientos del sector oeste de la ciudad no parece haberse modificado.
Además, se observa en las redes sociales que hay ofertas de “venta” de lotes en el denominado Barrio Obrero, sin que exista adjudicación de los mismos. La práctica también se ha dado en otros asentamientos donde algunos toman terrenos con el único objetivo de obtener un rédito económico con la ‘venta’ de una propiedad que no le pertenece.
“Nos dicen que no nos van a sacar y que nadie nos puede mover de acá, pero para sacar a una persona que ya tiene una casa, aunque sea de material, hay que darle una vivienda”, sostiene Oscar, uno de los referentes de una comisión vecinal formada al momento de los desalojos y que actualmente se encuentra dividida por cuestiones políticas.

Problemática social

El vecino se refiere a la problemática habitacional de la ciudad como un “tema interno” y aclara que seguramente Madryn “lo va a seguir teniendo. Cada día llega gente nueva a los asentamientos y hay casas nuevas, la gente llega cada vez con más necesidad. Los alquileres se fueron cada vez más arriba y ya no se pueden pagar, hay personas que no pudieron seguir alquilando y se vinieron para acá. No les queda otra porque la situación es desesperante. Un albañil que tiene tres o cuatro hijos y le cobran tres mil pesos de alquiler, no tiene plata para afrontarlo”.

Visitas en campaña

En cuanto a las motivaciones de algunos sectores por mantener en una u otra vereda política a la sustancial cantidad de habitantes de la zona, que cada vez es mayor, Oscar afirma que “andan buscando el voto, como siempre. La comisión estaba un poquito desorganizada y me enojé por un par de cosas que pasaron ahí, porque yo no hago política. En su momento le dije a la gente que no iba a hacer política pero hay personas que sí lo están haciendo. Hay personas que por una bolsa de cemento agarran”. El vecino, que anteriormente lideraba la comisión en la que se debatían los pasos a seguir en el marco del reclamo por las tierras ocupadas, cuenta que “cuando estaba por venir la Policía para desalojarnos, ahí sí me tenían en cuenta, pero ahora muchos hacen la suya, porque desde la política son muy vivos para negociar, pero cuando tenían el quilombo grande nadie quiso dar la cara.

Sin servicios vitales

Por su parte, Marcelo, uno de los vecinos que reside desde hace varios meses en el mencionado Barrio Obrero y que construye su casa de material, comenta con respecto a la situación que “está todo en veremos. Los dos sectores políticos están tirando para uno y otro lado, están esperando que pasen las elecciones para ver qué hacen”. En cuanto a la falta de servicios, una problemática frecuente dado que los espacios que habían usurpados no poseen gas, luz, agua y cloacas, el hombre manifiesta que “la gente no puede seguir así” y que “todavía estamos enganchados, pero la necesidad de la gente no es algo nuevo. La lluvia complica mucho, sobre todo en la parte más baja del terreno, donde las construcciones son aún más precarias. La gente que viene de todos lados, de Bolivia, de la misma ciudad, también desde el norte del país y el problema es que las empresas grandes ocupan gente de afuera, no te dan casa”. En cuanto a la posibilidad de un futuro desalojo, Marcelo sostiene que “se va a seguir firme acá y como se pueda, tratando de que la gente se una. Te dividen de arriba porque te ofrecen una cosa por cada lado. Se corrió la bola de que van a tener más fuerza las casas de material (frente a un desalojo), pero estamos en el aire.”

Ventas por Facebook

A pesar de las denuncias de oportunismo político y prebendas, hay quienes tratan de obtener un rédito económico en medio de la necesidad de un terreno de muchas familias y eso se ve reflejado en las redes sociales. En un grupo público de la red social Facebook en el que se gestiona la compra-venta de objetos entre vecinos, se anuncia un lote de 200 metros cuadrados para adquirir por el monto de 20 mil pesos y se aclara que “no es asentamiento, sí es barrio nuevo”. Eso sí, el anuncio reza que “la adjudicación está en trámite”.

 

Fuente: El Diario De Madryn