Sequía: San Juan y Mendoza miden la nieve y avanzan con manejo del agua

agua-nieve

Como cada septiembre, un equipo de Hidráulica subirá a la cordillera para conocer la cantidad de nieve acumulada durante este invierno. Pero este año la expectativa es mucho mayor.

Es que hace 6 años que la provincia atraviesa una crisis hídrica y se espera que con los dos últimos temporales fuertes, más lo acumulado con las neviscas, se pueda dar por finalizada esa etapa.
“Habría nevado más que años anteriores, pero hasta no tener las mediciones no podemos afirmarlo”, dijo el director de Hidráulica, Jorge Millón, quien afirmó que durante esta semana debieron atrasar la medición por las condiciones climáticas.
La altas expectativas de encontrar un importante cúmulo de nieve vienen de la mano de dos temporales fuertes. Uno fue el 12 de julio, que dejó 40 centímetros de nieve acumulados en la cuenca del Río San Juan, en Calingasta. Lo producido en ese temporal, calcularon desde Hidráulica en ese momento, cubriría sólo un 30% de la cantidad de agua que necesita la provincia. Por este motivo es que se esperaban más precipitaciones, que llegaron el 7 de agosto y se extendieron durante 6 días, razón que revivió las esperanzas de los productores de poder contar con una buena temporada de riego.
Ante esta situación, el gobernador José Luis Gioja realizó un viaje al lugar el 17 de agosto y llegó a distintos puntos, desde la cara Norte del Aconcagua hasta el Norte de El Pachón, incluido Altar, Los Azules y el puesto Ingeniero Sardinas en Los Patos Sur. Luego compartió su experiencia en Facebook: “Me animo a afirmar que este va a ser un año hídrico normal. No quiero generar falsas expectativas, vamos a medir oficialmente el mes que viene, pero mi pálpito me dice que vamos a poder llenar nuestros tres diques”, escribió entonces.
Los lugares donde realizarán los monitoreos son los mismos que visitan cada año: Corral de Alambres, Teatinos, Pantanosa, Pachón, Patos Norte y Calderón, donde se acumula nieve que luego formará parte de la cuenca del río San Juan. Mientras que para obtener datos de la cuenca del río Jáchal realizarán mediciones en Estación del Carmen.
Las estadísticas sobre el pronóstico hídrico anual se obtienen a través de cateos directos que se hacen en determinados lugares de la cordillera, en septiembre u octubre, y consisten en viajar hasta el lugar en helicóptero, para introducir en la nieve un “cateador”, un tubo de acero de 4cm de diámetro, hasta tocar suelo firme. De esa manera, se obtiene el espesor del manto blanco y se extrae la muestra del interior del tubo para depositarla en un balde. Eso permite obtener el peso y procesar los datos para conocer la cantidad de milímetros de agua que hay en la cubierta nevada.

Medidas para el manejo integrado del recurso hídrico

La Academia Argentina de la Vid y del Vino (AAVV) recomendó medidas a adoptar para el manejo integrado del recurso hídrico. Cabe recordar que la AAVV organizó el Seminario Regional “La importancia del recurso hídrico en la vitivinicultura argentina”, que se realizó en Mendoza los días 27 y 28 de agosto de 2014.
El mismo tuvo como objetivo crear un ámbito interdisciplinario en el que destacados especialistas de prestigio nacional e internacional hicieron un profundo análisis de la situación presente y futura del recurso hídrico en toda la región andina de nuestro país y también en el vecino país de Chile y su impacto en la vitivinicultura.
Como resultado de este análisis se elaboró un diagnóstico de la situación actual y se formularon propuestas para su corrección o mejora. En base a esto se preparó la ponencia que la AAVV presentó en el 37° Congreso de la Organización Internacional de la Vid y del Vino (OIV) desarrollado en Mendoza en el mes de noviembre de 2014.
En el tratamiento de estos temas se utilizó como método la Teoría de Sistemas y el Principio de Desarrollo Sustentable, teniendo en cuenta la debilidad del sistema hídrico y la sustentabilidad de la cadena de valor vitivinícola.
Se analizaron las regiones vitivinícolas: ubicación, clima, régimen de precipitaciones, así como el sistema de riego. Se destacaron las condiciones de la vitivinicultura argentina con capacidades técnicas muy desarrolladas.
Toda la vitivinicultura argentina enfrenta una problemática común: el aprovechamiento del agua. Son tres, fundamentalmente, los procesos que la afectan:
I.- Cambio Climático Global: retracción de glaciares y oferta hídrica que se verá afectada por la disminución de los caudales de los ríos.
II.- Ineficiencia en la acumulación y distribución del agua.
III.- Contaminación: Aguas subterráneas afectadas por salinización y contaminación por perforaciones sin mantenimiento adecuado o perforaciones petroleras.

 

Fuente: El Diario De Madryn