ATE denunció que 200 Auxiliares de la Educación son monotributistas

atebombo

La seccional Puerto Madryn de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) denunció ayer que 200 trabajadores Auxiliares de la Educación se encuentran trabajando para la provincia en condición de monotributistas.

En conferencia de prensa realizada en la sede de la avenida Domecq García, los miembros de ATE explicaron: “Lo que se está dando es un retroceso en cuanto a la regularización del trabajo, que se venía desarrollando de manera muy lenta pero que fue el resultado de diversas luchas que encaramos. Ha habido un retroceso monumental en este sentido, teniendo en cuenta que ha aparecido nuevamente el monotributo como la figura predominante a la hora de ingresar al Estado, muy particularmente en el Ministerio de Educación, y en este caso los Auxiliares de la Educación. Son alrededor de 200 trabajadores que han ingresado en los últimos meses, en una situación de absoluta precariedad, donde no tiene aportes jubilatorios e incluso se vuelve a discutir si ellos son trabajadores del Estado o no”, señaló Gastón Medina, secretario Gremial de la entidad.

Retroceso

La pelea por el ingreso a planta permanente es uno de los caballitos de batalla de los gremios de trabajadores estatales, por lo que este masivo ingreso de Auxiliares de la Educación como monotributistas resulta un duro golpe a la lucha sindical de ATE: “Nosotros entendemos que esta falta de personal que existe en las escuelas no debe ser tapada con un parche muy finito que es esto, la incorporación de trabajadores bajo la figura del monotributo. Se ha dado en los últimos meses, paulatinamente, pero en un número muy grande, han usado esta modalidad y es algo tristísimo, ya que se le había puesto fin a esta modalidad allá a principios de 2009. La figura del monotributo había desaparecido, por lo menos en el Ministerio de Educación, y hoy por hoy retorna con fuerza desde un lugar muy triste, porque es un retroceso en lo que es la regularización del trabajo en el Estado”, manifestó Medina.

Explotación de género

Roberto Cabeda, secretario de Prensa de ATE Puerto Madryn, resaltó que la mayoría de quienes se encuentran trabajando bajo el régimen monotributista son mujeres, por lo que señaló que se trata de una “explotación de género”: “Mayoritariamente son mujeres que están en una situación de explotación que no tiene precedentes por el número. No tienen licencias, hay compañeras que tienen alguna enfermedad como hepatitis o que quedan embarazadas y no tienen acceso a las licencias, no tienen respuestas. Esto lo estábamos discutiendo en cada escuela y decidimos dejar de hablarlo individualmente. Por un lado decimos ´Ni una menos´, el Estado sale a vanagloriar la cuestión de género, pero en los hechos se ve una explotación de género, porque no es casual que el 90 por ciento de los compañeros monotributistas sean mujeres”.

Borran con el codo

El Convenio Colectivo de Trabajo (CCT) para los Auxiliares de la Educación fue uno de los grandes logros del último año para los sindicatos que representan a los porteros. Es por ello que desde ATE denuncian que, a partir de esta modalidad de contratación, también se está violando lo firmado el año pasado: “Están rompiendo el CCT, nosotros no estamos en contra de los compañeros que han ingresado, lo que decimos es que a igual trabajo, igual salario, iguales condiciones laborales, porque lo que están haciendo es romper el CCT. Nos hacen acordar a las prácticas que sucedían en los 90, nos están vaciando la educación y necesitamos que el Estado se despierte, que cumpla con lo que se firmó. Hace pocos meses ha sancionado una ley donde se prohibían las negociaciones salariales en negro, y sin embargo lo que está avanzando por otro lado es otra cosa, es decir, firman cosas que después no cumplen”, señaló Cabeda, quien aseguró que la lucha se trasladará a las calles: “Esto se va a resolver como ocurre históricamente con los trabajadores en la calle, pero queremos advertirlo porque nos parece injusto, porque lo que están haciendo es vaciar al Estado”, finalizó.

 

Fuente: El Diario de Madryn