La Justicia Federal buscará responsables por el daño ambiental al Golfo Nuevo

fiscal-federal-Fernando-Gelvez

El fiscal federal, Fernando Gélvez, pidió al Juez Federal de Rawson que se inicie una investigación sobre el evento que provocó el derramamiento de hidrocarburos en las aguas del Golfo Nuevo, protagonizado por el buque Cabo San Sebastián de la empresa Alpesca, actualmente bajo control y custodia del Gobierno de Chubut a través de un Comité de Administración dependiente del Ministerio de Desarrollo Territorial.

Gelvez advierte que se podría estar frente a la comisión de los delitos previstos en la Ley Nº 24.051 que determina el régimen penal, infracciones y sanciones sobre el manejo de residuos peligrosos. El fiscal refiere puntualmente a tres artículos, el 55 indica que “será reprimido con las mismas penas establecidas en el artículo 200 del Código Penal, el que, utilizando los residuos a que se refiere la presente ley, envenenare, adulterare o contaminare de un modo peligroso para la salud, el suelo, el agua, la atmósfera o el ambiente en general”.
Mientras que el Artículo 56 de esa norma establece que “cuando alguno de los hechos previstos e fuere cometido por imprudencia o negligencia o por impericia en el propio arte o profesión o por inobservancia de los reglamentos u ordenanzas, se impondrá prisión de un (1) mes a dos (2) años. Si resultare enfermedad o muerte de alguna persona, la pena será de seis (6) meses a tres (3) años”.
Dicho sea de paso, ayer, en una audiencia judicial el abogado defensor de la ministro Gabriela Dufour y los integrantes del Comité de Administración de los bienes de Alpesca dijo sobre el varamiento de los buques que los funcionarios apenas tuvieron una “conducta negligente”.
En tanto, el fiscal Gelvez, al formular el requerimiento de instrucción menciona el artículo 57 de la Ley Nº 24.051 el cual precisa que “cuando alguno de los hechos previstos en los dos artículos anteriores se hubiesen producido por decisión de una persona jurídica, la pena se aplicará a los directores, gerentes, síndicos, miembros del consejo de vigilancia, administradores, mandatarios o, representantes de la misma que hubiesen intervenido en el hecho punible, sin perjuicio de las demás responsabilidades penales que pudiesen existir”.

Actuación de oficio

El Ministerio Público Fiscal actuó de oficio promoviendo la investigación a fin de determinar la comisión o no de un hecho delictuoso, en referencia al episodio del varamiento, primero, y la escora de estribor, después, del buque fresquero de altura Cabo San Sebastián (MN 022) cuyo hecho provocó la liberación al mar de sentinas, aceites, grasas, lubricantes de motor y gasoil, estimado en 20 metros cúbicos que contenía en el buque en sus depósitos.
En el escrito presentado por Gelvez al hacer una descripción de los hechos, indica que en el diario digital “El Diario de Madryn” se publicó una noticia cuyo titular señala que: “Se hundió un barco de Alpesca y provoca daño ambiental al Golfo”. A su vez, la noticia indica: “Los desesperados llamados que públicamente hicieron los marineros de Alpesca para evitar que un nuevo episodio tuviera lugar, con los barcos siniestrados, no fueron oídos. El buque Cabo San Sebastián se hundió tras inundarse la sala de máquinas, lo que derivó en que los hidrocarburos que tenía la embarcación fueran liberados con el movimiento del oleaje. Una mancha de combustible se observó ayer entre los muelles Storni y Piedrabuena y correspondía a los líquidos emanados de la embarcación que encalló en la costa en abril de 2014, pero estaba adrizado y en flotación sujeto a la fluctuación de mareas”.

Advertencias no escuchadas

En el pedido de instrucción se sigue citando lo publicado por El Diario cuando se indica que “el transcurrir del tiempo sin adoptarse ninguna medida hizo que el barco siguiera golpeando con otros que hay en el lugar, provocando nuevas roturas en el casco de acero por donde ingresó agua a la sala de máquinas y tras episodio llevó a que el buque terminara recostándose por completo sobre uno de sus laterales. En esa posición ingresa y sale agua a todo su interior y arrastra los sedimentos que encuentra, entre ellos los hidrocarburos. Además, el daño sobre los motores es total, lo que hace presagiar que difícilmente ese barco pueda ser recuperado El 28 de abril pasado y cumplido un año del varamiento de la flota de Alpesca, El Diario de Madryn publicó una nota titulada: “Marineros de Alpesca volvieron a alertar sobre el estado de los barcos”, quienes advertían a viva voz que “el San Sebastián podría cortar amarras y volver a impactar contra el muelle”.
“Los trabajadores, desocupados de Alpesca, siguieron cumpliendo las guardias en muelle. Hicieron las advertencias al Gobierno de la Provincia, a la Prefectura, a la Administración Portuaria. Nadie les prestó el oído. Lo que ocurrió ayer era perfectamente evitable, pero hubo demasiados distraídos”.

A resguardo del Estado

“Los bienes de Alpesca siguen bajo el control y resguardo del Estado de Chubut. El comité estatal de administración de los bienes de Alpesca fue advertido en varias oportunidades sobre el nuevo potencial riesgo que existía sobre los barcos de la empresa que se hallan en la zona portuaria. Hace un año atrás, un temporal provocó el varamiento de gran parte de la flota de Alpesca debido a la falta de mantenimiento de las amarras generando severos daños en las estructuras de las embarcaciones”, agregaba la información citada por la fiscalía.
“Cabe recordar que por los acontecimientos del 7 de abril de 2014 que dejó diezmada a la flota de Alpesca, la Justicia inició una investigación imputándose a la ministra de Desarrollo Territorial de Chubut, Gabriela Dufour, y a los miembros de la intervención de Alpesca, Omar Albornoz, Santiago Novoa y Valentín Laborda por el delito de Administración Fraudulenta al atribuírseles responsabilidad del daño provocado por el corte de amarras y posterior varamiento de varios buques de la empresa cuantificándose un perjuicio superior a los cinco millones de dólares”, se indicaba en otro tramo.

Competencia federal

En su argumentación el fiscal federal advierte que “sabido es que lo relevante en un proceso penal es la investigación de hechos aparentemente delictuosos siendo la subsunción legal mutable hasta el dictado de la sentencia definitiva por el órgano jurisdiccional que actúe en último término, esto es hasta que haya un pronunciamiento que pase en autoridad de cosa juzgada en sentido material”.
“La competencia es de la Justicia Federal de Rawson porque se estaría contaminando aguas del golfo nuevo, más precisamente de la costa de la ciudad de Puerto Madryn, entre los muelles Storni y Piedrabuena, primera detección, y la salud de la fauna marítima y de las personas que practiquen buceo y de aquellas que realizan actividades náuticas y se bañen en dichas aguas”, indica Fernando Gelvez. “Al efecto añado que el aparente hidrocarburo del buque que pertenecería a la empresa Alpesca puede ser trasladado por las aguas del mar hacia otras zonas de la costa del referido golfo”, sostuvo.

Que no investigue la Prefectura

Así las cosas, dijo Gelvez: “por lo expuesto, solicito inicie la instrucción preparatoria por el hecho descripto, y se lleven a cabo los siguientes medios de prueba: Se oficie a la Policía Federal Argentina con asiento en la ciudad de Puerto Madryn para que se constituya en la costa de la ciudad antes referenciada y entre los muelles Storni y Piedrabuena a efectos de verificar lo publicado por el diario digital aludido, reflejando lo que se perciba mediante fotografías y filmaciones. Asimismo, se constituyan cerca del lugar donde están fondeados varios buques y donde se habría hundido el causante de la probable contaminación y observen el estado de los mismos dejando un detalle de lo que se perciba. No pidiendo colaboración a la Prefectura Naval Argentina de Puerto Madryn, ya que según la noticia del presunto crimen, podría tener algún tipo de responsabilidad”, añade.

 

Fuente: El Diario de Madryn