Pérez Companc compró la filial local de Skanska para retomar el negocio petrolero

petroleo-pozo

El grupo resolvió volver al sector de servicios para la actividad hidrocarburífera tras una pausa de 17 años, a través de una oferta de alrededor 900 millones de pesos para la adquisición de Skanska Argentina. 

El Grupo Perez Companc resolvió volver al sector de servicios para la actividad hidrocarburífera tras una pausa de 17 años, a través de una oferta de alrededor 900 millones de pesos para la adquisición de Skanska Argentina, una unidad de negocios de operación y mantenimiento petrolero con 35 años de trayectoria en el mercado.

En un comunicado, desde Perez Companc Family Group (Pcfg- el brazo inversor del grupo) manifestaron su “gran satisfacción por regresar a una industria que conocemos profundamente y de la que fuimos parte constitutiva en Argentina”.

Asimismo, aclararon desde el grupo que “la adquisición tiene como sentido estratégico participar en la expansión del sector hidrocarburífero argentino, tanto en las explotaciones convencionales como en las no convencionales desde una plataforma de Servicios y Obras y no como Titular de Concesiones petroleras”.

Destacaron que “el foco del negocio consistirá básicamente en prestar servicios de operación y mantenimiento a yacimientos de petróleo y gas, así como diseñar y ejecutar obras vinculadas a esos yacimientos”.

En esa misma línea informaron que “además prestaremos servicios medio ambientales, operaremos equipos de pulling y proyectamos ampliar la oferta a otros servicios”, y adelantaron que planean que “la Compañía suministre servicios de mantenimiento a operaciones en el sector minero”.

En otro orden, en el Grupo destacaron que “todas las actividades residuales que Skanska Argentina tenía en Ingeniería y Construcciones civiles e industriales serán discontinuadas una vez que las obras respectivas sean concluidas”.

Este es un regreso al sector ya que a fines de la década de los ’90 la familia Perez Companc vendió al grupo sueco Skanska su constructora Sade, especialista en la construcción de plantas petroleras, tendido de gasoductos y servicios accesorios para la industria petrolera.

La nueva empresa se centrará en prestar servicios de operación y mantenimiento a yacimientos de petróleo y gas, así como al diseño y ejecución de obras vinculadas con proyectos hidrocarburíferos, y en ese sentido la mayor apuesta pasa por convertirse un proveedor de este tipo de servicios para el yacimiento de no convencionales en Vaca Muerta.

Con esta operación, Pcfg reafirmó su vocación de invertir en la Argentina, donde ya tiene posiciones relevantes en el sector alimenticio, agropecuario y en la provisión de combustibles y componentes a las centrales nucleares, según se informó.

 

Fuente: “La Nación”